Jump to main content Jump to footer
logo: Astma- og Allergiforbundet - gjør Norge friskere

Información útil sobre alergia a los animales (dyreallergi)

nb Dato publisert: Sist oppdatert:

Información útil sobre alergia a los animales (dyreallergi)

Ficha informativa de la Asociación Noruega contra Asma y Alergia (NAAF, por sus siglas en noruego)

La gran mayoría de los animales con pelaje, o sea, los animales domésticos comunes, pueden provocar reacciones alérgicas. No sólo se reacciona a los pelos del pelaje, sino también a los alérgenos (proteínas) de la orina y de las secreciones glandulares (sebo y saliva). Estas son pequeñas partículas que flotan en el aire y se unen al polvo del ambiente y pueden provocar reacciones alérgicas al inhalarlos. El polvo proveniente del caballo, perro y gato contienen entre 10 y 20 diferentes agentes alérgenos.

¿Quién puede adquirir alergia a los animales?

El riesgo de desarrollo de alergia a los animales es más elevado en niños. En los asmáticos la alergia a los animales es habitual y además tienen alergia a los ácaros. Si no han aparecido signos de alergia en los niños antes de sus 12-14 años, es poco probable que haya una tendencia al desarrollo de alergia a los animales. No obstante, también puede aparecer esta alergia en la adultez.

Puede resultar difícil prever a qué animales una persona pueda reaccionar. En primer lugar, para desarrollar una alergia hay que tener contacto con un determinado alérgeno, y puede tardar mucho, antes que broten síntomas de alergia.

¿Qué animales pueden provocar alergia?

Como se ha dicho, la mayoría de los animales domésticos (y de compañía) pueden provocar alergia, incluso cerdos enanos, ratones sin pelo, chinchillas y caniches chinos de pelo corto. Animales muy pequeños como ácaros, larvas de mosquito y cucarachas también pueden ocasionar alergias.

Los alérgenos más agresivos los tienen el caballo y el gato. El caballo es de gran tamaño y produce alérgenos en cantidades más importantes que los animales de pequeña talla. El gato tiene un gran radio de movimiento y diseminará alérgenos por todas partes. Los perros, los que más cerca viven de los humanos, son los que provocan alergia más frecuente. Las diferentes razas de perros producen cantidades desiguales de alérgenos, pero eso sí: todas las razas – pequeñas y grandes – producen alérgenos.

Los únicos animales de compañía que no provocan alergias son los pescados de acuario (pero algunos pueden tener reacciones alérgicas provocadas por la comida que se le da a los peces) y los reptiles, por ejemplo la tortuga. En Noruega está prohibida la importación de reptiles, pero el Servicio Nacional de Control de Alimentos y Animales (“Mattilsynet”) autoriza la importación y el mantenimiento de ciertas especies de tortuga si se solicita por razón de alergia.

Diagnosis

Para detectar si una persona tiene alergia contra un animal determinado, se procede a un análisis de sangre o a una prueba por inoculación cutánea (prikktest). Si ya tiene la alergia a esta especie de animales, saldrá positivo el resultado. Ahora bien, es posible dar positivo en el análisis sin que uno esté teniendo síntomas de alergia.

No se puede comprobar de antemano si un niño tolerará un animal determinado. Un resultado negativo a la inoculación cutánea, no puede prever posibles reacciones en el futuro.

Síntomas y tratamiento

Las reacciones más habituales son: nariz congestionada y goteando, ojos con picazón y lagrimeando, así como asma. Otros pueden tener eczema y urticaria. Se consta que la exposición a los alérgenos de gato es un destacado riesgo de asma agudo y súbito.

El tratamiento más importante y eficaz para un alérgico a los animales es evitar las mascotas que le produzcan alergia.. Prevenir la alergia a los animales con fármacos como aerosol nasal a base de cortisona y/o antihistamínicos, ya sea en comprimidos, en aerosol de inhalación, aerosol nasal o gotas ópticas, no son buenas soluciones, pero si pueden resultar necesarios por períodos de tiempo al no poder apartarse de la exposición al alérgeno animal.

La inmunoterapia también llamada vacunación antialérgica (allergivaksinasjon), donde se inyecta alérgenos de perro o de gato en la piel – puede tener un efecto paliativo a largo plazo, pero ello solo si el animal causante de la alergia es retirado del entorno hogareño del alérgico.

Prevención / protección

Aquí es importante diferenciar entre la prevención secundaria y la primaria.

Prevención secundaria: Si se tiene una alergia determinada a un animal de pelaje, el primer consejo de prevención es no adquirir un animal de compañía. Resulta difícil evitar completamente los alérgenos de animales de compañía, porque los pelos de animal se pegan a la ropa y se ubican frecuentemente en escuelas, parvularios así como en los transportes públicos.

Al tener alumnos con alergia a los animales, los empleados de los parvularios y los profesores deberían solicitar a los padres de los otros alumnos, vestir a sus niños con ropa que no haya estado en contacto con animales. También es imprescindible colgar la ropa al exterior, en los corredores, o sea, no ponerlos en las salas de clase. En escuelas y parvularios también se debería mantener vigente una prohibición general a gatos y perros.

Se han recomendado diversos tipos de productos de limpieza, que pueden ponerse sobre el animal (por ejemplo PetalCleanse), como remedios a este tipo de alergias. La cantidad de alérgenos del pelaje de un gato, se puede reducir, simplemente, bañando y limpiado el animal. Pero no se debe usar como remedio para la alergia a los animales. En el mejor de los casos, el producto de limpieza ayudará momentáneamente y aliviará a los que padecen alergias leves. Aunque se bañe el gato, continuarán trabajando los alérgenos en el polvo doméstico. Por otra parte, bañar un animal demasiadas veces puede parecer como un acoso o tortura en el animal.

Prevención primaria: Ya no existen bases para desaconsejarle a alguien la tenencia de un perro o un gato si quiere evitar la contracción de asma o alergia, ni siquiera en los casos en que hay historial de alergia en la familia. Un estudio realizado tomando como base datos de 20 000 niños europeos a los que se les dio seguimiento desde su nacimiento hasta que alcanzaron edad escolar no encontró que el riesgo de contraer asma o alergia aumentara o disminuyera en los hogares con mascotas. Por su parte, un estudio danés publicado recientemente indica, de hecho, que la tenencia de animales en la finca o de mascotas en el hogar puede tener un efecto protector contra el desarrollo de asma en los niños. De ahí que ya no parezca correcto el desaconsejar a las familias con niños la tenencia de mascotas.

La tenencia de mascotas trae gran alegría a muchas familias. La realización de análisis de sangre y pruebas de inoculación cutánea antes de conseguirse una mascota no es algo que ayude mucho en pronosticar si el niño va a desarrollar alergia o no. Todos sabemos que puede resultar difícil, especialmente para los niños, desprenderse de una mascota, y los padres deben determinar si corren el riesgo que el niño desarrolle alergia a los animales o bien se deshacen del animal conscientes de la pena que esto puede causar. Si fuera necesario se puede contactar la Asociación de Adopción de Animales - FOD (Foreningen for omplassering av dyr).

¿Pueden los animales favorecer al asma y la alergia?

Como ya se ha señalado antes, varios estudios indican que la tenencia de animales domésticos desde edad temprana puede prevenir el desarrollo de asma y alergia. Esos resultados logran explicarse en parte, porque los niños pueden desarrollar una tolerancia al alérgeno animal y porque el animal aporta diferentes tipos de bacterias que contribuyen al fortalecimiento del sistema inmunológico. Si bien es necesario realizar más investigaciones en este ámbito, los resultados de los estudios hechos hasta ahora muestran importantes indicios de que el contacto con animales puede tener un efecto protector. No obstante, este es un campo complicado en el que se hace difícil dar recomendaciones inequívocas. Por lo pronto, si bien no está correcto el aconsejar de manera activa la tenencia de animales por cuestión de prevención, tampoco sería correcto el desaconsejarla.

Esta hoja informativa sobre alergia a animales ha sido elaborada con la colaboración del consejo médico de la NAAF.

Revisado en enero del 2013.