Jump to main content Jump to footer
logo: Astma- og Allergiforbundet - gjør Norge friskere

Información útil sobre alergia (allergi)

nb Dato publisert: Sist oppdatert:

¿Que es la alergia?

La palabra alergia proviene del griego y significa “cambio en la forma de reaccionar”. Por lo tanto alergia quiere decir cambios en el modo de reaccionar del cuerpo a las sustancias en principio inertes del medio ambiente. Estas sustancias se llaman alérgenas y los más habituales provienen de los ácaros presentes en polvo doméstico, hongos de humedad, animales con pelaje, alimentos, medicamentos, metales y polen proveniente de hierbas y árboles.

Al contacto con alérgenos el alérgico empieza a producir un anticuerpo especial IgE (Inmunoglobulina E). Este anticuerpo se ensambla a la superficie de diferentes tipos de células inflamatorias como los mastocitos que contienen granulocitos basófilos. Encontramos este tipo de células particularmente en las mucosas de las vías respiratorias, en la sangre y la en piel. Cuando ocurre un nuevo contacto con el mismo alérgeno se puede producir una reacción entre el anticuerpo y el alérgeno. Al suceder esta reacción se producen sustancias químicas ocasionando molestias como picor, nariz tapada, tos y dificultades de respiración. La más importante de estas substancias químicas es la histamina El desarrollo de una alergia a una sustancia determinada puede ser rápido o lento.

¿Quien adquiere alergia?

La herencia juega un papel importante para el desarrollo de una alergia. Si ninguno de los padres es hipersensible o alérgico, el niño tiene un riesgo de alergia de un 15 %. Si uno de los padres es alérgico, el riesgo es de un 40 %. Cuando ambos padres son alérgicos, el riesgo es de entre 60 hasta 80%. Muy a menudo los niños dejan de tener alergias alimenticias al crecer, pero pueden desarrollarse nuevas alergias en las vías respiratorias hasta la edad adulta. Las alergias de las vías respiratorias no suelen desaparecer totalmente, pero sí pueden variar mucho en intensidad, y los síntomas pueden mejorar destacadamente hasta casi desaparecer. Sin embargo hay personas con síntomas graves causados por polen y por animales, que perduran hasta más allá de la edad adulta.

¿La alergia, que síntomas puede dar?

Alergia al polen causa principalmente molestias de la nariz y de los ojos, pero también puede dar síntomas como dolor de cabeza, cansancio y descenso de la capacidad de concentración. Muchos alérgicos al polen suelen tener molestias en la boca o en la garganta al comer fruta o verdura fresca, especialmente durante la temporada de difusión del polen. Esto ocurre porque las materias alérgenas del polen se parecen a ciertas proteínas alimenticias y asimismo se obtiene una reacción cruzada. Una reacción alérgica grave puede evolucionar hasta un choque alérgico, lo que significa una baja súbita  amenazante de la tensión arterial. El choque alérgico puede ocasionarse por una inyección (vacuna o contraste radiográfico), picadura de insecto (especialmente de avispa), medicamentos o alimentos.

Para síntomas de alergia por contacto y alergia alimenticia – ver folios informativos separados.

Distribución

Aparecen reacciones alérgicas en más de 40 % de la población en una o más ocasiones durante su vida. Para la mayoría se trata de síntomas leves. Entre 10 y 20 % de la población sufre de molestias alérgicas más graves. Los síntomas de la alergia aparecen mayoritariamente durante la infancia aunque en algunas personas no broten hasta la edad adulta.

Existe un amplio consenso internacional en que la frecuencia de alergias ha aumentado estas últimas décadas. Hay muchas razones para pensar que factores como el estilo de vida, por ejemplo los cambios del régimen alimenticio y un aire interior insalubre pueden ser factores causantes. Además se consideran factores plausibles la estimulación microbiana reducida (hipótesis de la higiene) así como los cambios en la composición de la flora bacteriana en nuestro entorno.

Tratamiento de las alergias

Si sospechas tener alergia te recomendamos contactar a un médico, ya que normalmente basta con medidas preventivas en presencia de síntomas leves y moderados. Lo mejor es que evites lo más posible contacto con la sustancia a la cual reaccionas. Esto, por supuesto es difícil por lo que concierne alimentos, pero resulta casi imposible en cuanto al polen. Para muchos es menester tratar los síntomas alérgicos con fármacos.

Es imprescindible encontrar el método de tratamiento adecuado con uso correcto de los medicamentos apropiados. El tratamiento inicial de alergias en la nariz es la aplicación de “esteroides locales” que existen en aerosol y en forma de polvo. Los antihistamínicos, que se encuentran tanto como comprimidos, gotas oculares y aerosol nasal, son fármacos eficaces con pocos y anodinos efectos secundarios. En casos de síntomas de las vías respiratorias inferiores se necesita frecuentemente aplicación de medicamentos por inhalación. Los esteroides locales tienen también aquí un papel central, habitualmente en combinación con otros preparados por via inhalatoria. Aún que se debería evitar lo más posible, la inyección de cortisona (cuyo efecto perdura durante varias semanas) puede resultar oportuno ante situaciones especiales, por ejemplo antes de exámenes o bien en caso de no obtener resultados satisfactorios con otras alternativas de tratamiento.

Un choque alérgico puede aparecer gradualmente o surgir súbitamente y puede incluir peligro de muerte. Las pocas personas que padecen de alergias graves son  riesgo de choque alérgico, se pueden equipar con adrenalina lista para inyectar. La jeringuilla de adrenalina se administra al momento y acto seguido se contacta el médico.

Vacunación antialérgica – ver folio informativo separado.

¿Como se diagnostica?

Si se hace la exploración en el momento de presentación de los síntomas, por ejemplo en caso de fiebre del heno, los hallazgos pueden ser típicos de la alergia. Una exploración clínica normal no puede sin embargo determinar si se trata de alergia, hiperreacción, hipersensibilidad química no especificada o de algo diferente. Entonces es menester proceder a exámenes especiales de detección de alergias que se hacen en la piel (pruebas por inoculación cutánea) o por exámenes de la sangre. No se deben administrar antihistamínicos los últimos 7 días antes del examen cutáneo porque podría suavizar o impedir la reacción. El médico que prescriba el examen de sangre para diagnosticar una posible alergia deberá interpretar los resultados.

Ningún examen de detección alérgica es fiable al 100%. Es plenamente posible tener alergias sin que lo demuestren los exámenes de detección y vice-versa. El historial médico es por lo tanto aún imprescindible para esclarecer la alergia. No hay edad mínima o máxima para someterse a un examen de detección de alergia.

¿Como someterse a un examen de detección?

En caso de sospechar alergia, hay que contactar al médico fijo que tenga asignado. Algunos médicos proceden a los exámenes ellos mismos o bien ordenan el caso remitiendo a un especialista, una policlínica o a un hospital. La entidad Fritt sykehusvalg Norge (Libre elección de hospital en Noruega) hace posible la elección informada del lugar donde se desea llevar a cabo el examen. A través de este sitio Web y de un número de teléfono gratuito, el 800 41 004, recibirás información pertinente sobre los lugares de examen y de tratamiento. Fritt sykehusvalg Norge (Libre elección de hospital en Noruega) también facilita información sobre el derecho de libre elección de hospital. Consulte: www.sykehusvalg.net

Prevención de alergias

Posiblemente se puede prevenir alergias a traves de suministrar lactancia natural al bebé los primeros cuatro a seis meses después del nacimiento. Las mujeres embarazadas no deben fumar y los niños no se deben someterse al humo de cigarrillos. Se debe proporcionar el mejor medio ambiente interior posible.