Jump to main content Jump to footer
logo: Astma- og Allergiforbundet - gjør Norge friskere

Información útil sobre la hipersensibilidad a los aditivos (tilsetningstoffer i mat)

nb Dato publisert: Sist oppdatert:

Información útil sobre la hipersensibilidad a los aditivos (tilsetningstoffer i mat)

Ficha informativa de la Asociación Noruega contra Asma y Alergia (NAAF, por sus siglas en noruego)

¿Qué son los aditivos?

Se trata de una sustancia que se agrega a los alimentos para mejorar la conservación, sustituir la azúcar, procurar un gusto, una consistencia o color específicos. Los aditivos siempre se declaran, a veces indicados por su nombre respectivo y/o con su código europeo (código E).

Se distinguen los aditivos en cuatro grupos principales: conservantes, antioxidantes, acrecentadores de consistencia y sustancias colorantes. Todos tienen su precisa aplicación. Los conservantes (números E del 200 al 299) y los antioxidantes (E300 – 399) se añaden para incrementar la conservación y prevenir el crecimiento de bacterias, hongos y levadura y evitar que el alimento se vuelva rancio.

Los colorantes (códigos E del 100 al 199) son para conseguir que el alimento tenga el color preferido y los acrecentadores de consistencia, o espesantes (E 400 – 499), contengan un espesor idóneo.

Los otros aditivos son los edulcorantes (códigos E a partir de 950).

¿Qué reacciones puede ocasionar la hipersensibilidad contra aditivos?

Por lo general, los aditivos no representan un peligro para la mayoría de los alérgicos, ya que jamás contienen leche, lactosa, gluten, pescado, mariscos o nueces. No es habitual reaccionar a aditivos, pero se sabe que algunos pueden ocasionar reacciones de hipersensibilidad en algunas personas. Estas reacciones se deben a hipersensibilidad no alérgica (que no es alergia) y la cantidad ingerida tiene gran importancia.

Los síntomas comunes ante la exposición a aditivos son reacciones cutáneas, como brote de eczema, rubor, comezón y urticaria.

¿Contra que aditivos se puede reaccionar?

El dióxido sulfúrico y los sulfitos (E220 – 227) son conservantes que se le añaden a los frutos y los tomates secos y al vino. Parece que hasta un 5% de los asmáticos tienen relaciones alérgicas a estas sustancias, probablemente debido a que cuando la comida llega al estómago, se liberan gases de dióxido sulfúrico, y este gas irrita las vías respiratorias.

Los colorantes pueden causar reacciones alérgicas solo en raras ocasiones. Esto es válido tanto para las sustancias sintéticas, como para las naturales. Como ejemplos de esto tenemos al colorante rojo carmín (E-120) y los azocolorantes (E102, E112, E110, E122-124 y E151) 

Entre los conservantes, el ácido benzoico y los enlaces de la misma familia (E210, E211-213, E214-219) son los más usados. Asevraciones de pacientes indican que aquéllos pueden causar reacciones cutáneas y malestares. El ácido benzoico se encuentra en estado natural también en bayas y frutas, especialmente en arándanos rojos y mirtillos.

El BHA (E320) y el BHT (E320), los cuales se añaden a la goma de mascar como antioxidantes, provocan, según lo indicado por pacientes, inflamaciones en los labios y el rostro.

El ácido glutámico (E620), que es un aminoácido  natural, puede traer, según aseveraciones, dolores de cabeza, sudoraciones y rubor cutáneo (síndrome del restaurante chino) cuando se consume en grandes cantidades.    

Los alcoholes de azúcar (como lo son el sorbitol, el manitol y el Isomalt) y el acrecentador de consistencia llamado polidextrosa tienen un efecto laxante cuando se consumen en grandes cantidades, dado que no son retirados del todo del intestino. Esto se puede comparar con el efecto que tenien la ingesta elevada de fibra y, por ende, no se trata de una reacción alérgica.

 

 

¿Quién suele desarrollar hipersensibilidad contra aditivos?

La hipersensibilidad contra aditivos es más frecuente en personas con atopia (atópicos). La reacción depende normalmente de la dosis, es decir, depende de la cantidad de sustancia generadora que se ingiera.

¿Hay tratamiento contra hipersensibilidad contra aditivos?

El tratamiento consiste, sencillamente en eliminar los alimentos que contienen los aditivos que no se toleran de la dieta.

¿Dónde se encuentran estos aditivos?

Sirope/jarabe, mermelada y confitura contienen conservantes. Salsas, sopas y muchas vinagretas contienen conservantes y también espesantes. Bombones, dulces y bebidas refrescantes contienen colorantes, conservantes y edulcorantes sintéticos.

Muchos de los aditivos más comunes se encuentran en estado natural (por ejemplo hay ácido benzoico en los mirtillos, en arándanos y en la mora ártica (multeren noruego), y naturalmente en los alimentos, como por ejemplo, los betacarotenos, el color de la remolacha, la clorofila, la cera de abejas, el ácido cítrico y la pectina. Pero los demás aditivos se sintetizan industrialmente, incluso las sustancias que existen en la naturaleza. Existen normas en cuanto a la presencia de residuos de plantas y de ciertos productos químicos en los aditivos procedentes del proceso de producción. No es así que las sustancias sintéticas sean más “peligrosas” que las sustancias naturales.

¿Cómo se deben declarar los aditivos en los productos?

Se deben declarar todos los aditivos bien en la etiqueta como en el producto a granel. Los aditivos así como otros ingredientes se deben indicar en orden decreciente según su peso. Los aditivos se deben además indicar con su clasificación, para conocer la función que tiene el aditivo en el producto, su nombre específico o código E.

Alimentos para bebés

Los alimentos comercializados a bebés, lo que quiere decir niños menores de 3 años, se clasifican como alimentos para bebés y estos alimentos solo pueden contener los aditivos necesarios para su producción. Colorantes, edulcorantes, conservantes y antioxidantes no se autorizan en estos productos.

¿Pueden los aditivos producir hiperactividad?

De vez en cuando se les culpa a los aditivos de provocar hiperactividad en los niños, pero hoy en día no se sabe lo suficiente sobre las causas de las reacciones hipersensibles o de la hiperactividad como para decir que sean los aditivos los causantes. Hasta hoy día no se ha documentado o evidenciado tal relación. Un consejo práctico sería en este caso eliminar estos productos de la dieta para ver si ello reduce los síntomas.