Jump to main content Jump to footer
logo: Astma- og Allergiforbundet - gjør Norge friskere

Información útil sobre alergia al polen (pollenallergi)

nb Dato publisert: Sist oppdatert:

Información útil sobre alergia al polen (pollenallergi)

¿Qué es el polen?

El polen esta formado por minúsculas partículas que las plantas liberan al aire y que se dispersan con el viento o son transportadas por insectos para la polinización (fecundación) de las plantas de su misma especie. Los tipos de polen más importantes, en caso de alergia al polen en Noruega, provienen de los árboles, de las especies aliso, avellana y abedul. No se debe olvidar también el polen de artemisa y el de todas las especies de hierbas, especialmente el fleo y la hierba cana. Está además el polen proveniente de los árboles y arbustos del género Salix (el sauce, mimbrero o salce).

Las esporas de hongos de moho pueden producir los mismos malestares que el polen cuando son liberadas en gran densidad. La alergia al polen se produce por una reacción alérgica a ciertas proteínas que se encuentran en algunos tipos de polen. La denominación médica de la alergia al polen es rinitis alérgica temporal o también conocida como la fiebre de heno.

Entramos en contacto con polen al inhalarlo en nuestros pulmones con el aire del ambiente,  también se pega en la piel, en el pelo y entra a los ojos. Para algunas personas estos hechos no tienen ningún significado, sin embargo en los alérgicos se activa el sistema de defensa inmunológico y brota una reacción inflamatoria en la nariz y/o en los ojos.

¿Quién tiene alergia al polen?

La alergia al polen es más frecuente en personas entre 5 y  40 años y al parecer se presenta con la misma frecuencia en hombres que en mujeres .

Frecuencia de la alergia al polen:

Estimamos que un 20 % de la población padece de alergias al polen más o menos graves, es decir aproximadamente 900 000 noruegos.

Según cifras de GA2LEN (Red Europea de Alergia y Asma Global), la incidencia de alergia al polen entre los niños más pequeños en edad escolar está en un 10-20%, y en un 15-30% en el caso de los adolescentes.

De las personas que tienen asma cerca de un 80% padece de algún tipo de alergia al polen y cerca de un 15-30% de personas alérgicas al polen padece de asma.

¿Dónde hay polen?

En el ambiente hay grandes cantidades de polen que se manifiestan en ciertas temporadas del año. El polen de los árboles aparece durante la primavera y el polen de hierba y de artemisa son los más habituales durante el verano. Generalmente hay menos polen en las regiones costeras extremas y en la alta montaña.

El polen de hierba y de artemisa se propaga sobre distancias de unos centenares de metros, al contrario del polen de árboles que se disemina sobre decenas de kilómetros, especialmente el polen del abedul que en caso de vientos estables del sureste, logra propagarse por ejemplo desde regiones del sur de Finlandia o desde los países Bálticos hasta Noruega del norte.

El servicio de previsión del polen suministra cada día laborable durante todo el semestre de verano, información al día sobre en qué regiones del país es temporada para los diferentes tipos de polen más propicios para las alergias. En Oslo, por poner un ejemplo, la temporada alta del polen de abedul se termina antes de comenzar en Tromsø.

(Vea el calendario del polen / previsión del polen en www.naaf.no/pollen og www.pollenvarslingen.no)

¿Qué síntomas produce la alergia al polen?

En caso de alergia al polen la nariz gotea frecuentemente, con comezón también en los ojos, la nariz se tapa y se estornuda muy a menudo. Los ojos lloran, cosquillean y pican, se ponen rojos y se hinchan. Uno se va habituando a respirar por la boca, con lo que el aire inhalado que va a los pulmones no llega a calentarse y a ganar en humedad, como tampoco es depurado de, entre otras cosas, esporas de polen.

Esto puede desencadenar o empeorar el asma. Muchos presentan cansancio, fastidio y descenso en su capacidad de concentrarse, así como de su habilidad de aprendizaje. Hay muchos que manifiestan que su padecimiento tiene consecuencias para su trabajo, para sus resultados escolares, sus estudios, su familia y sus actividades de tiempo libre. Muchos alérgicos al polen padecen de reacciones múltiples. Ver los folletos de información sobre las reacciones múltiples.

¿Como diagnosticar la alergia al polen?

Al consultar a un médico especialista, lo más probable es que indique un análisis por la prueba de Pirquet para comprobar si hay una reacción alérgica al polen, al polvo doméstico, hongos de moho, partículas provenientes de animales, etc. Primero se aplica en la piel una pequeña gota que contiene la materia activa, por ejemplo una suspensión de polen. Esta gota es introducida con una aguja en la piel. En caso de que, al cabo de 15 minutos, se produzca un área roja que pique y una ampolla blanca, se está comprobando la alergia. Esta reacción, unida con otros síntomas típicos de alergias, demuestra que una persona es alérgica al tipo de polen contenido en la suspensión. También es importante saber que no se deben administrar antialérgicos los últimos siete días antes del análisis.

También se puede comprobar alergia al polen con una prueba de sangre.

Tratamiento de la alergia al polen:

Lo esencial de todo tratamiento antialérgico es intentar evitar la exposición a lo que no tolera el paciente. Existen una serie de fármacos para la alergia al polen. El tratamiento se puede hacer con aerosol nasal, gotas oculares, tabletas para la alergia, aerosoles de inhalación o inyecciones. Los fármacos para la alergia, a excepción de la vacunación antialérgica (ver hoja informativa sobre la vacunación antialérgica) no eliminan el padecimiento, sino que reducen los malestares que el mismo trae. Lo que se busca con el tratamiento es lograr que el paciente se sienta lo mejor posible usando la cantidad menor posible de fármacos.

Su médico lo ayudara a determinar cuáles son los fármacos que mejor le vienen. Los medicamentos antialérgicos tienen un efecto preventivo. Estos deben usarse a diario durante toda la temporada, aunque los síntomas desaparezcan algunos días en que hay menos dispersión del polen.

Es importante tener claro que los malestares pueden agudizarse considerablemente ante la existencia de factores irritantes como humo de tabaco o cigarrillo, gases de escape, polvo, perfumes u olores fuertes, viento, fluctuaciones en la temperatura, infecciones, así como factores de naturaleza emocional u hormonal.

Medidas y buenos consejos en caso de alergia al polen:

  • Tomar antihistamínicos seguiendo las recomendaciones del doctor alrededor de una semana antes de la exposición al polen. Empezar a tomar esteroides locales, a más tardar, cuando comience a sentir los síntomas. De esa manera, logra que los fármacos le hagan buen efecto para cuando se comience a registrar polen en el ambiente.
  • Los fármacos se han de tomar de manera regular y con carácter preventivo, incluso en los días en que sienta muy pocos malestares o ninguno en absoluto.
  • Los estudiantes de escuelas y quienes cursan algún tipo de estudios pueden solicitar que se les prolongue el tiempo de examen. Se debe presentar una constancia médica con fecha reciente.
  • Si tiene asma, debe rellenar el modelo de tratamiento que su médico le ha dado para que le aumenten la dosis de medicamentos.
  • Durante la temporada del polen es habitual estar un poco sensible a otras alergias y agentes irritantes. Hay que estar muy atento a la higiene, olores fuertes, humo de tabaco y semejantes.
  • Evitar ventilar el hogar cuando la difusión de polen es la más fuerte, es decir a partir de la madrugada hasta el fin de la tarde.
  • No poner ropa a secar al exterior durante el día, ya que pueden pegarse a la ropa partículas de polen.
  • El polen se adhiere tanto al cabello, como a la ropa. Lavarse o enjuagarse el pelo antes de acostarse.
  • Si tiene bomba de calor, ponerla en modo de enfriado en los días de verano con altas temperaturas. Así puede mantener las ventanas cerradas, reduciendo de ese modo al mínimo la entrada de polen.
  • Tener presente que los filtros en el sistema de ventilación del hogar y del carro deben cambiarse cada cierto tiempo.
  • Planificar las vacaciones para un período del verano en que haya poco polen en el ambiente o viaje a lugares con poca floración. En las montañas o en la zona costera hay, normalmente, menor presencia de polen que en otros lugares.
  • La actividad física al aire libre debería ejercerse cuando la diseminación del polen es menor. Algunos pacientes pueden utilizar una máscara de protección contra partículas o polvo por ejemplo al salir en bicicleta.
  • Se pueden limitar los síntomas de los ojos poniéndose lentes de sol.
  • Los alumnos y estudiantes alérgicos al polen pueden solicitar (con buena antelación) obtener la prolongación del periodo de exámenes. Hay que adjuntar un certificado médica a la petición.
  • Visite la página digital www.pollensvarslingen.no. Ahí puede ver por sí mismo los tipos de polen y los lugares que son de interés para usted.