Jump to main content Jump to footer
logo: Astma- og Allergiforbundet - gjør Norge friskere

Información útil sobre limpieza (renhold)

nb Dato publisert: Sist oppdatert:

Una buena limpieza significa buena salud

La suciedad y el polvo empeoran la calidad del aire interior, lo que puede ocasionar o incrementar alergias u otros tipos de reacciones por causa de la hipersensibilidad. En un ambiente húmedo y caluroso, por ejemplo en el cuarto de baño, la suciedad puede favorecer y asimismo, produce el crecimiento de hongos/moho y otros microorganismos.

El polvo habitual (o sea, la contaminación) al interior de la casa, del lugar de trabajo, de la escuela, puede ser tierra, partículas de piel, polen, alérgenos procedentes de animales, esporas de hongos/moho, hollín, arena, y también residuos alimenticios. Asimismo, hay agentes o materias/partículas alérgenos (que generan alergias) mezclados con el polvo. Las partículas de polvo son de diferentes tamaños, pero son tan minúsculas que flotan en el aire y penetran en nuestros pulmones al respirar: por más pequeños que sean, más profundo penetran en los pulmones. Esto es muy importante para la salud y evidentemente: una buena limpieza significa buena salud.

Malestares por causa de limpieza incorrecta e insuficiente

  • Irritaciones en los ojos, en la nariz y en la garganta.
  • Nariz congestionada
  • Fiebre de heno
  • Migrañas
  • Eczema
  • Asma
  • Alergia

Estos malestares pueden variar de persona en persona, pero los niños son, por supuesto, más vulnerables y sensibles.

Causas de contaminación en el ambiente interior

Humo de tabaco

El humo del tabaco está constituido por una compleja mezcla, incorporando miles de compuestos químicos diferentes y por lo tanto, es muy perjudicial para la salud. La exposición al humo de tabaco se relaciona directamente al desarrollo de asma y de padecimiento pulmonar crónico obstructivo, tanto en el fumador activo como en el fumador pasivo. No se debe en absoluto fumar tabaco al interior.

Estufas

Las estufas abiertas con ventilador queman el polvo. Antiguos modelos de estufas quemadoras de leña, también pueden ser contaminantes y otros tipos de calefactores abiertos (por ejemplo chimeneas y antiguos modelos de estufas incorporadas en chimeneas) pueden contaminar el ambiente interior con mucho humo y hollín.

Tapices, alfombras, moquetas

Aunque las alfombras y tapices parezcan limpios, pueden contener cantidades importantes de polvo que ocasionan contaminación en el ambiente al juntarse y propagarse en el aire. El levantamiento de polvo proveniente de estos lugares, puede ocasionar problemas de contaminación en el ambiente interior y causar síntomas llamados de “aire seco”, por ejemplo irritaciones de las mucosas, así como cutáneas. Las mismas fibras provenientes de estos tejidos, también pueden crear mucho polvo al desgastarse y romperse los hilos.

Humo de cocina

Humos y vapores de ollas, sartenes, hornos y asadores pueden causar malestares en las personas alérgicas.

Objetos fijadores de polvo

El polvo se fija fácilmente en superficies ásperas y rugosas, tales como paredes de madera sin tratamiento y empapelado de arpillera en las paredes. También se almacena mucho polvo en muebles tapizados y rellenos, así como en cortinas (especialmente las “pesadas”), en objetos de decoración y en almohadas. Armarios abiertos y armarios que no llegan al techo, son lugares propicios para que se junte polvo al quedarse sin limpieza. Se recomienda optar por superficies lisas, fáciles de limpiar y armarios con puertas o cajas con tapaderas, en vez de estantería y cajas abiertas.

Calles y carreteras con mucho tránsito

El polvo aéreo proveniente del tráfico penetra en las casas, oficinas, fábricas y escuelas por los ventiladores y otras aperturas en los edificios.

Chimeneas y conductos de ventilación

Válvulas, conductos y viejos filtros de ventilaciones polvorientas y sucias pueden convertirse en generadores de crecimiento microbiano, incorporándose el polvo y la suciedad del aire ambiental interior. Cabe recordar que también en los intercambiadores térmicos pueden almacenarse polvo.

Animales domésticos

Piel, caspa, pelo y residuos glandulares provenientes de animales domésticos especialmente los de pelaje y pájaros pueden ocasionar grandes cantidades de alérgenos, que se difunden y se propagan por el aire ambiente interior. También pueden producir reacciones alérgicas las camas de animales, la arena para deposiciones de gatos, heno, aserrín o semejantes utilizados en las jaulas de los animales.

Mitos y falsedades a propósito de la limpieza

Durante mucho tiempo se ha mantenido en Noruega una tradición de empleo de detergentes en concentraciones y cantidades demasiado altas. Muchos acostumbran limpiar con mucha agua y mucho detergente pensando que el resultado será mejor, pero la humedad y el calor ayudan con la generación y propagación acelerada de hongos, mohos y bacterias. Un suelo húmedo facilita las condiciones aptas para la cría de hongos y bacterias. En muchas casas noruegas, ha sido (y para muchos continúa siendo), tradición la utilización de jabón blando (grønnsåpe), porque este tipo de jabón se asocia con algo naturalmente limpio. Hay muchos que opinan aún hoy día que la limpieza, es sinónimo de jabón blando. Sin embargo hay productos de limpieza que pueden dañar materiales y también provocar reacciones alérgicas.

Productos de limpieza

En el mercado noruego hay una gran variedad de productos de limpieza que en su gran mayoría contienen numerosos tipos de productos químicos. Puede resultar difícil decidirse por uno de ellos. Los productos de limpieza pueden contener entre otros: amoniaco, cloro, disolventes, productos de conservación, perfumes y colorantes. Los perfumes y los colorantes son compuestos añadidos inactivos y pueden constituir un contaminante suplementario para el ambiente interior y la salud.

Buenos métodos y rutinas de limpieza

El suelo

Los métodos de limpieza en seco favorecen un aire ambiente interior sano para todos. Además es sencillo y contribuye a evitar daños materiales y de la salud personal. Para limpiar el suelo, hay varias alternativas, como por ejemplo el trapo con aceite, el trapo desechable, el paño de hilo y el paño sintético. Todos estos pertenecen a la categoría de métodos de limpieza al seco haciendo superfluos el agua y los productos químicos. Manchas difíciles en el suelo, se deben quitar utilizando un trapo húmedo o bien vaporizar las manchas con agua limpia para disolverlas. Las alfombras y tapices que no se pueden sacudir al aire libre, se deben limpiar con una buena aspiradora, preferentemente una aspiradora de tipo central, o bien con una aspiradora con filtro para partículas microscópicas.

Muebles y otros objetos de interior

Para la limpieza por ejemplo de mesas y bancos, marcos de puerta, etc. también es válido el principio de métodos de limpieza al seco. Un paño de microfibras tiene una carga positiva y el polvo una carga negativa. Es por eso que los paños de microfibras retienen el polvo, al revés de los paños de algodón, que llevan carga negativa y por lo tanto son poco eficaces para quitar el polvo. Los muebles tapizados y los colchones necesitan repetidamente limpieza con aspiradora o bien apaleándolos.

Ventilación

Se debe limpiar regularmente y reemplazar el filtro en instalaciones de ventilación. En caso de alergia al polen, se deben reemplazar los filtros antes y después de la temporada del polen.

Al mantener buenas rutinas de limpieza en el ambiente interior, favorece la prevención de desazones alérgicas. Es importante limpiar con más frecuencia durante la temporada del polen y durante el invierno. El calentamiento del aire ambiente interior, seca el polvo y favorece su levantamiento y difusión aérea.

Baño y aseos

El cuarto de baño suele ser más caliente y húmedo que el resto de la vivienda y se debe por lo tanto limpiar más a menudo para mantener el mínimo crecimiento bacteriano.

Temporada de verano

Se puede prevenir la entrada de mucha suciedad, tierra, arena y hierba en la vivienda al colocar una alfombra rugosa o una parrilla limpia zapatos, delante de la puerta. Durante el verano es fácil y recomendable simplemente quitar los tapices y alfombras interiores de los suelos.

Temporada de invierno

Conviene tener alfombras donde se pueda colocar zapatos y botas mojadas, antes de entrar en casa con el fin de evitar aportar más humedad y suciedad dentro de la vivienda. Por ejemplo es conveniente tener una “zona húmeda” dónde uno se puede quitar la nieve del calzado.

La Asociación noruega contra asma y alergias (NAAF) recomienda

NAAF recomienda que se deba airear la vivienda por lo menos 2 veces (de duración 10 a 15 minutos cada vez) por día. De este modo, se facilita habitualmente incrementar la humedad del aire y bajar la temperatura. Asimismo, aumenta el peso de las partículas de polvo y se depositan en el suelo. La temperatura ambiente interior se debe mantener alrededor de los 20 a 22 grados, y aproximadamente 5 grados menos en el dormitorio. Las sábanas y demás ropa de cama se deben, si es posible, colocarlas al aire libre para airearlas y sacudirlas enérgicamente después. Los tapices y alfombras se deben mantener limpios y generalmente, deben mantenerse limpios los hogares, los puestos de trabajo, las escuelas y las guarderías de niños/parvularios.

NAAF recomienda además, tratar de evitar lo más que se pueda, la utilización de productos químicos para la limpieza, y se recomienda la utilización de métodos de limpieza al seco.

La limpieza total de la vivienda, incluso las paredes y los techos se debería hacer por lo menos una vez al año.

Evitar calefacción que sea difícil de mantener limpios.

Los extractores de cocina se deben limpiar regularmente para mantenerlos libres de residuos de grasas y de partículas alimenticias.

El único animal doméstico recomendado por la NAAF como compatible con alergias es la tortuga.